La reciente muerte de mi tía Julia



Placetas, 17 de junio de 2010.

Hace apenas unos días murió mi querida tía Julia, y como usualmente sucede fui el último en enterarme. Cuando mi hermano me dio la noticia ya llevaba varios días sepultada, supongo que en el cementerio de Santa Clara adonde se había mudado hacía algún tiempo desde Sitiecito, Municipio de Sagua la Grande.

Al morir Julia creo contaba con 70 años de edad y es muy posible que haya sido un infarto al miocardio lo que cobró su existencia, algo que ya está de moda en una sociedad tan llena de tensiones, carestías y conflictos. Julia fue la última de tres hermanas en dejar este mundo, primero fue mi madre en noviembre de 1992, después mi otra tía Olga el pasado año 2009.

El distanciamiento de nuestra familia comenzó con mi prisión política en 1990. A ellos, los hijos de tía Julia, no les convenía seguir manteniendo un vínculo familiar y se le presentaron dos alternativas: la familia o la lealtad a su Revolución  y optaron por esta última.

Mis primos habían sido moldeados en la servil y absurda ideología de que a la Revolución y a Fidel no se cuestionan; que gracias a ella habían podido cursar estudios universitarios y darse el lujo de tener lavadora y refrigerador, y la posibilidad de viajar a la Unión Soviética. El esposo de mi tía, Manolo, un pobre árbitro de baseball y auxiliar de la policía (PNR) les había enseñado todo eso y no a pensar con cabeza propia.

Y esa manera de ser revolucionarios implicaba el temor de recibir una carta de su familiar preso, porque se había atrevido a pensar y actuar de acuerdo a sus propios criterios y condiciones políticas y eso además de ser crimen, les traería problemas con el gobierno.

Si en vez de entrar a prisión por oponerme al gobierno, hubiese sido por robar o cometer un asesinato de todas maneras podría haber asistido al funeral de tía Julia donde lo más seguro me dirían: “Pórtate bien, no te juntes con personas malas, no vuelvas a caer preso”. Pero no, uno de los grandes logros de esta Revolución ha sido eso, la degradación humana a tal extremo de interponer barreras entre las familias.

Para más sosiego y calma espiritual me gustaría pensar  no se dan cuenta del daño del fraccionamiento familiar pero no puedo, porque sé que ellos, mis primos hermanos y licenciados, como el resto de los cubanos ni son sordos ni tontos para no ver los tantos males que ocasiona este sistema comunista y sufren de ese actuar con doble moral.

Ahora, lo que sí yo estoy seguro es que al menos algunos de ellos tienen que estar convencidos de que su primo no es mercenario, ni mucho menos contrarrevolucionario, sino un cubano al igual que ellos, con la diferencia de que hizo en voz alta lo que otros murmuran o lo que ellos murmuran; y que la Cuba que busca es una donde todos los nacionales tengan cabida, donde la diferencias ideológicas sean piedras angulares del debate, la reflexión y análisis para el perfeccionamiento de nuestra patria. Una Cuba donde los que hoy entramos en la oposición no podamos actuar en ninguna forma contra los que pensaron diferente a nosotros. Eso es libertad, lo contrario es tiranía, sometimiento y represión.

Que descanse en paz mi inolvidable tía Julia García Pérez y que Dios bendiga a esos que, traicionando el vínculo de sentimiento sagrado como lo es el sanguíneo, me negaron el derecho de darle mi último adiós por el sólo hecho de pensar por mí mismo.

Anuncios

Publicado por

antunezcuba

Soy un defensor de los derechos humanos en Cuba, un opositor político y luchador anticastrista que pasé 17 años y 38 días en ininterrumpida prisión política por expresar mis deseos de cambio para mi país. Este Blog desdeplacetas nace de la imperiosa necesidad de no solo exclamar consignas y cantos de guerra sino tambien de contar mis experiencias, vivencias y puntos de vistas, y que ademas sepan que no solo me gusta organizar protestas y mítines políticos o declararme en huelgas de hambre o enfrentar a la represiva sino tambien pensar y exponer mis puntos de vistas y argumentos no solo en cuestiones de lucha sino en otros tópicos tambien importantes en la vida.Aunque mi lema de lucha NI ME CALLO NI ME VOY se mantiene y mantendrá incólume, tambien quiero se conozca al Antúnez como ser humano,él que tambien sueña y constribuye desde su modesta posición tanto al cambio como a la búsqueda de un futuro mejor en un sistema libre y democrático, es decir en el mejoramiento humano del que hablaba nuestro apóstol José Marti.

Un comentario sobre “La reciente muerte de mi tía Julia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s