Mario Alberto Pérez Aguilera

Placetas, julio 2 de 2010

Aunque desde 1999 en la prisión de Nieves Morejón comenzó su activismo dentro de las filas del Presidio Político Pedro Luis Boitel y sufrió severas represiones por su constancia dentro de las prisiones, protagonizando numerosas huelgas de hambre que estuvieron a punto de cobrarle la vida, las prácticas represivas y hostigamiento contra Mario Alberto arrecian a partir de aquella tarde de julio del 2004 cuando con su cuerpo me protegió de aquella brutalidad policial en la tenebrosa prisión cienfueguera de Ariza. Fue durante aquella visita familiar a la que acudió junto a mi hermana Bertha, mi esposa Yris y dos pequeños niños: Mariangel de 2 años de edad, nieta de Bertha y Yediel hijo de Yris que solo contaba con 9 años. El encuentro familiar fue interrumpido por una fuerte bofetada en mi rostro seguida de una brutal paliza de la que sólo escapó la pequeña Mariangel que dormía sobre una mesa. Tirado en el suelo, sangrando del rostro y del cuello, dos esposas tiraban hacia lados opuestos de mis brazos, con el claro propósito de descuartizarme. Un banco de madera hubiera impactado contra mi rostro de no haber sido por la oportuna y valiente intervención de Mario Alberto, quien lanzándose sobre mi para protegerme recibió el fuerte impacto en su espalda. Había que justificar el atropello, sobre todo la patada que le dieron al pequeño Yediel y así hicieron, arrestaron a Mario acusándolo de agredir a la autoridad y sólo pudo salir de los calabozos de aquella unidad policial cienfueguera a la que fue conducido por la resuelta decisión de Bertha e Yris de permanecer afuera hasta tanto lo liberaran. Pero los policías lo excarcelaron no sin antes amenazarlo: “te vamos a soltar ahora pero ten presente que esta la vas a pagar bien caro, no lo olvides.”
A menos de un año y en presencia de su pequeño hijo Cristian, un revólver Macarot en manos de un militar descargaba su furia de plomos sobre su cuerpo. Mario después de encarcelarlo en otro turbio proceso penal, había sido absuelto al probar su inocencia y sobre todo como resultado de una huelga de hambre de más de 50 días, pero la represiva persistió, volviéndolo a sancionar por un mismo hecho, por lo que luego de agotar todos y cada uno de los canales y correspondientes optó por la evasión siendo capturado baleado y golpeado hasta casi asesinarle. En estos momentos y sin apenas haberse recuperado de sus serios padecimientos renales, hepáticos y cardiovasculares, se debate entre la vida y la muerte en la prisión de Agüica. No pide que lo liberen, no, Mario pide un derecho tan elemental que en cualquier país civilizado es solucionable. Demanda a las autoridades una pronta y especializada atención médica y que se le ponga fin al infrahumano régimen de mayor severidad y castigo que le aplican desde hace más de 4 años, en franca violación a las propias normas penitenciarias del país. El está muriendo, lo sabe su hermana Yris, lo presienten todos, aun cuando los carceleros de Agüica esconden su situación. ¿Le sucederá como a Zapata? Eso sólo lo sabe Dios y los criminales que, lejos de solucionarle su justas peticiones, lo confinan casi moribundo en las tenebrosas celdas de la prisión de Agüica. La muerte de Mario es un hecho muy posible si se tiene en cuenta la sistemática saña contra él aplicada y que a penas se ha recuperado de la huelga de hambre anterior. Mientras tanto el régimen y el Cardenal continúan en su intento de llamar a la calma y sembrando por doquier expectativas cuando no falsas por encima de la nula buena voluntad del gobierno.

Anuncios

Publicado por

antunezcuba

Soy un defensor de los derechos humanos en Cuba, un opositor político y luchador anticastrista que pasé 17 años y 38 días en ininterrumpida prisión política por expresar mis deseos de cambio para mi país. Este Blog desdeplacetas nace de la imperiosa necesidad de no solo exclamar consignas y cantos de guerra sino tambien de contar mis experiencias, vivencias y puntos de vistas, y que ademas sepan que no solo me gusta organizar protestas y mítines políticos o declararme en huelgas de hambre o enfrentar a la represiva sino tambien pensar y exponer mis puntos de vistas y argumentos no solo en cuestiones de lucha sino en otros tópicos tambien importantes en la vida.Aunque mi lema de lucha NI ME CALLO NI ME VOY se mantiene y mantendrá incólume, tambien quiero se conozca al Antúnez como ser humano,él que tambien sueña y constribuye desde su modesta posición tanto al cambio como a la búsqueda de un futuro mejor en un sistema libre y democrático, es decir en el mejoramiento humano del que hablaba nuestro apóstol José Marti.

One thought on “Mario Alberto Pérez Aguilera”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s