La dignidad, los principios y la constancia frente al maquiavelismo y la pusilanimidad

7 de octubre de 2010

Y seguimos desde Cuba haciéndole el jueguito a Castro, Ortega y  comparsita, siguen las cartitas de los famosos disidentes pidiendo apaciguamiento, siguen empecinados en que tenemos que aplaudir las gestiones de la iglesia y ver como positivas las negociaciones del Sr. Jaime Ortega Alamino. Hay que aceptar del lobo un pelo y reírle las gracias a los que están jugando con el sufrimiento del pueblo y destierran a nuestros hermanos.

Esos reclamos sí que tienen eco en la gran prensa que parece izquierdizarse más, tiñéndose de roja. Recuerdo cuando setenta y cuatro disidentes enviaron con todo su derecho una misiva al Congreso, cierto diario miamense la colocó en primera plana y a algunos comentaristas radiales poco les faltó para que la aplaudieran.

Al cabo de unos días, otra misiva firmada por cuatrocientos noventa y seis opositores con criterios diferentes a la anterior  apenas contó con cobertura de prensa. Recuerdo además cuando opositores escribimos una misiva a Su Santidad Benedicto XVI  cuestionando el supuesto papel de la iglesia y jerarquía eclesiástica cubana, nunca los ataques contra los firmantes se parecieron más a los de la Mesa Redonda de la televisión cubana, que la dada por esa jerarquía y sus adulones dentro y fuera de Cuba.

No nos llamemos a engaño, evidentemente la izquierda se posesiona y el ala moderada de los de aquí cobra espacio y terreno protegida por poderosos intereses de medios de comunicación y sobre todo intereses financieros que aspiran a ganancias a costa de un pueblo esclavo y sobre todo desinformado.

Evidentemente fuera de Cuba unos pocos siguen encasillados en los nombres, notoriedad e influencias de figuras que aquí jugaron en su momento determinado rol, pero que ya han sido desplazados por una tropa de mambises que batallan a diario de oriente a occidente.

Pero no de la perspectiva del proyecto ni del documento, no; no a partir de elocuentes intervenciones radiales, televisivas o academicismo al escribir  sino de la protesta pública y frontal frente a la opresión.

Recuerdo cuando en la agonía y muerte de Orlando Zapata Tamayo los reporteros internacionales acreditados en Cuba y los poderosos asentados afuera ¿a quiénes recogieron testimonios?, ¿a Caridad Caballero Batista y Marta Díaz Rondón? que estuvieron junto a Reina Luisa Tamayo la madre, hasta el último momento de la muerte de Orlando.  ¿A Sara Marta Fonseca Quevedo que le brindó albergue a esa madre anciana hasta el momento final? ¿A los que padecieron golpizas, arrestos, allanamiento de vivienda durante aquella larga y difícil jornada de “No dejemos morir a Orlando Zapata”? ¿A los jóvenes de la Alianza Democrática Oriental que en apoyo al moribundo realizaron en Camagüey una protesta sin precedentes, en la que la policía política rompió huesos y quebró dientes, hasta de las pacíficas e indefensas mujeres?

¡No! Nada de eso. Fueron hasta los famosos, los sábelotodo, ellos son los mismos de siempre, no importa que durante los ochenta y tres días en huelga de hambre no hayan abandonado sus escritorios y proyectos para darse un saltito hasta Banes o llegar hasta la madre de Orlando a preguntar qué necesitaba o qué podía hacerse por su hijo.

La llegada a los funerales del mártir y los intentos por hacerlo hablan por sí solo. De los históricos sólo Martha Beatriz Roque Cabello como lo hace siempre con sus achaques  a sus sesenta y tantos años y  serios problemas de salud; por otra parte, la buena y solidaria Yoanis Sánchez y amigos de la academia blog, los que siempre cuentan con tiempo para sufrir y apoyar a los que sufren por encima de puntos de vista o proyección politica o partidista.

Igual sucedió cuando la muerte de la heroína Gloria Amaya. La represión en el centro del país y un largo etcétera de eventos donde la solidaridad es más que una llamada, es la presencia física en el lugar de los hechos, y no en habitaciones climatizadas de una embajada o recepción.

Ocurrió parecido cuando la huelga de hambre de nuestro hermano Guillermo Fariñas. Los hermanos de Sancti Spiritus y Santa Clara, muchos de los que durmieron durante días en las afueras del hospital donde agonizaba el huelguista, fueron pasados por alto el dichoso día en que los medios de comunicación internacionales llegaron y concluyó la protesta.

Me contaron los que allí estaban, que cuando se leyó la declaración del huelguista a la prensa, a los activistas de la Coalición Central Opositora se les impidió gritar consignas frente a la prensa, y que un señor y otros integrantess de la llamada Agenda para la Transición los conminaron con gesto de la mano a callarse.

Me contaron además que otro miembro de ese grupo, apagó la presencia de los guajiritos del centro con su cansona intervención.

Los disidentes tienen derecho a expresarse, o como decimos los cubanos, a robarse el show. Pero por favor, dejen a los opositores, es decir al resto de los que luchan exponer también sus criterios y desempeñar el tipo de lucha que consideran más práctico. Y sobre todas las cosas, basta de manipular las circunstancias, cesen ya de estar incluyendo nuestros nombres y firmas en panfletos de los cuales, algunos no conocemos su real contenido y propósitos o se nos muestra sólo una parte del texto para maquiavélicamente conseguir las firmas.

Basta de muela y de propuestas, la tiranía no se desploma con súplicas, y menos aún pidiéndole medidas que son de su conveniencia. Basta de atacar a quienes se sacrifican, casi en el anonimato. Nuestra lucha y sacrificio no la tomen como negocio o tráfico de influencias.

Anuncios

Publicado por

antunezcuba

Soy un defensor de los derechos humanos en Cuba, un opositor político y luchador anticastrista que pasé 17 años y 38 días en ininterrumpida prisión política por expresar mis deseos de cambio para mi país. Este Blog desdeplacetas nace de la imperiosa necesidad de no solo exclamar consignas y cantos de guerra sino tambien de contar mis experiencias, vivencias y puntos de vistas, y que ademas sepan que no solo me gusta organizar protestas y mítines políticos o declararme en huelgas de hambre o enfrentar a la represiva sino tambien pensar y exponer mis puntos de vistas y argumentos no solo en cuestiones de lucha sino en otros tópicos tambien importantes en la vida.Aunque mi lema de lucha NI ME CALLO NI ME VOY se mantiene y mantendrá incólume, tambien quiero se conozca al Antúnez como ser humano,él que tambien sueña y constribuye desde su modesta posición tanto al cambio como a la búsqueda de un futuro mejor en un sistema libre y democrático, es decir en el mejoramiento humano del que hablaba nuestro apóstol José Marti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s