El último cacerolazo.

Este 13 de mayo Pedro Luis Boitel cumpliría 79 años de edad, y la jornada que con esa fecha inicia 15 ediciones, en esta ocasión de nuevo la resistencia interna respondió al llamado. El Frente había lanzado una convocatoria al Cacerolazo para condenar el vil asesinato del joven Wilfredo Soto García, muerto producto de la brutal paliza que uniformados le dieran días antes en el parque Vidal de Santa Clara, cuando el estudiante, como todos le conocíamos, se negó a retirarse de ese lugar apelando a sus derechos de ciudadano libre.

 Las fuerzas de la dictadura tuvieron desde horas antes del cacerolazo que hacer gala de su alarde de fuerza; parte de la familia del líder opositor pinareño Raúl Luis Risco Pérez junto con él  fue secuestrada desde el día antes. En la capital cubana Eriberto Liranza Romero, líder del histórico Movimiento Cubano Jóvenes por la Democraciacon su atrevido y asombroso coraje estuvo a punto de sorprender a la tiranía con un toque de cazuela masivo en plena calle del Vedado. A su llamado acudieron en masa muchos activistas de importantes organizaciones, entre ellos el emblemático expreso político Ángel Moya Acosta y otros tantos, quienes fueron brutalmente reprimidos y arrestados por horas. A Moya Acosta el conocido oficial Camilo intentó asfixiarle  presionándole sobre su cara una almohada. Mientras tanto en Palma Soriano una treintena de patriotas al filo de las 2 de la tarde sorprendía a la represiva con una marcha pacífica en protesta por la muerte del Estudiante, acción que concluyó con golpes y arrestos. Aun así, en cientos y cientos de hogares cubanos se hicieron oír los toques de cazuelas condenando el crimen; de nuevo la unidad en la acción se hizo presente y se tocó cazuelas en las propias narices del represor impotente.

Adriano Castañeda Meneses en Santi Spiritus y Yoan David González Milanet en Santa Cruz del Sur, tocaron calderos debajo de una peligrosa lluvia de piedras que les lanzaban, al primero por parte de niños manipulados por la represiva, al segundo no le atemorizó que a esa misma hora frente a su propia casa le habían montado una Asamblea de Rendición de Cuentas de los burlonamente conocidos Órganos del Poder Popular. Marta Díaz Rondón, en Banes tocó los calderos en los propios oídos de la policía que tomaba el portal de su casa. Caridad Caballero, no solo estremeció el reparto Hilda Torres con su cacerolazo, sino que también se las arregló con esa energía que la caracteriza para reportar los otros toques en distintos municipios y localidades de esa rebelde provincia Holguinera.

 En Santiago de las Vegas, José Díaz Silva, como siempre con ese asombroso poder de convocatoria y al frente de Opositores por una Nueva República dio un toque que debió escucharse en el Parque Central y tuvo tiempo y dedicación para reportar con sus nombres y direcciones al menos otros 72 toques en la capital. En el ya famoso reparto Rió Verde, los sicarios de la dictadura tenían puesto desde muy temprano sus miras, Sara Marta Fonseca Quevedo había tenido que trasladarse por cuestiones familiares hasta su natal Santo Domingo, no sin antes delegar en otro opositor el cacerolazo en el conocido y rebelde reparto, pero la represiva se personó en el lugar y se los llevo arrestados- léase secuestrados. Pero Fonseca Quevedo y su esposo Julio los sorprendió, se llegaron hasta Placetas y aquí en mi vivienda junto a otros activistas tocaron cazuelas. En Placetas hubo otro cacerolazo en la vivienda de la activista del Movimiento Femenino por los Derechos Civiles Rosa Parks, Carmen María Rivero Mesa junto a otros corajudos del emblemático Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País, al que ella tambien pertenece.

Aunque contra el corajudo patriota José Daniel Ferrer García y su tropa de valientes en Palmarito de Cauto se mantiene el asedio y represión. Me resultaría imposible plasmar todo en conjunto una acción donde participaron tantos y tantos hermanos míos desde diferentes y recónditos lugares, como injusto hacer una enumeración que pueda excluir a alguien.

Anuncios

Publicado por

antunezcuba

Soy un defensor de los derechos humanos en Cuba, un opositor político y luchador anticastrista que pasé 17 años y 38 días en ininterrumpida prisión política por expresar mis deseos de cambio para mi país. Este Blog desdeplacetas nace de la imperiosa necesidad de no solo exclamar consignas y cantos de guerra sino tambien de contar mis experiencias, vivencias y puntos de vistas, y que ademas sepan que no solo me gusta organizar protestas y mítines políticos o declararme en huelgas de hambre o enfrentar a la represiva sino tambien pensar y exponer mis puntos de vistas y argumentos no solo en cuestiones de lucha sino en otros tópicos tambien importantes en la vida.Aunque mi lema de lucha NI ME CALLO NI ME VOY se mantiene y mantendrá incólume, tambien quiero se conozca al Antúnez como ser humano,él que tambien sueña y constribuye desde su modesta posición tanto al cambio como a la búsqueda de un futuro mejor en un sistema libre y democrático, es decir en el mejoramiento humano del que hablaba nuestro apóstol José Marti.

One thought on “El último cacerolazo.”

  1. Mas tarde o mas temprano los cubanos tendran que lanzarse a las calles como esos valientes opositores! La diferencia es que cuando sea en cada pequen pueblo y ciudad de Isla, ya no habra quIen los pare y entonces nadie nos va a parar a nostros los que estamos en el exilio! Eso pueden darlo por seguro los democratas que estan ariesgando sus vidas y tambien lo viviran un dia los esbirros y el tirano de turno. VIVAN LOS OPOSITORES!!! VIVA CUBA LIBRE!!! ABAJO LOS ESBIRROS!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s