Feeds:
Entradas
Comentarios

Página # 2 Página # 1 Página # 4 Página # 3

A: Amnistía Internacional.
Mediante el presente realizamos solicitud formal ante ustedes para que al opositor pacífico cubano en `Prisión Ciro Alexis Casanova Pérez se le conceda su status de prisionero de conciencia.
Casanova Pérez de 38 de edad y miembro del Movimiento Opositor Juventud Despierta y directivo del Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo guarda prisión por actos netamente pacíficos además de nunca haber hecho uso de la violencia en ninguna de sus formas. Actualmente se encuentra en huelga de hambre y sobre él pesa una absurda y arbitraria petición fiscal de 5 años de privación de libertad por supuestos desórdenes públicos y desacato. Adjunto los documentos formales que avalan y justifican lo antes expuesto.
Generales del prisionero.
Nombres y apellidos. Ciro Alexis Casanova Pérez
Fecha de nacimiento.18 de Noviembre de 1975.
Edad: 38 años
# De carnet de identidad.75 09 18 31 66 5.
Dirección particular. Calle 11 del Oeste #49 entre segunda y Tercera del Sur. Placetas.
Supuesto delito. Desórdenes Públicos de Carácter Continuado y Desacato.
Sanción que le solicita el fiscal, 5 años de privación de libertad. 3 años por desordenes públicos y 2 años por desacato. Para una sanción conjunta única de 4 años de privación de libertad.
Fecha de arresto.5 de junio del 2014.
Prisión donde se encuentra. Prisión provincial La pendiente. Santa Clara.
Organización que pertenece. Movimiento opositor Juventud Despierta y Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata
Familiar que le atiende. Amanda Pérez Paseiro (Mamá) Teléfono 88 29 87.
Para más información puede también llamar a mis teléfonos
Móvil 52 73 16 56.
Casa 42 88 58 95.
Atentamente.
Expreso político Jorge Luis García Pérez Antúnez, secretario General del Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata
Ciro A C

Esta, creo que es la segunda o tercera ocasión que le escribo, y como siempre sin el más mínimo ánimo o deseo de que me conteste, pues el absoluto desprecio y repugnancia que emana de su persona no me hace ser de otra manera.

Señor dictador y genocida, hacen hoy 24 años y cinco meses que con apenas 25 años, cinco meses y 15 días de edad me atreví a desafiarle. De seguro sus tracatanes y adulones del alto mando de la policía política y del partido se lo comentaron. Le recuerdo dictador, esa noche usted pronunciaba en la ciudad de Santiago de Cuba aquel llamamiento al Cuarto Congreso del Partido Comunista de Cuba, y como siempre un discurso que como tantos y tantos de su hermano, que apenas unos pocos le ponían atención. Evoco que me encontraba en la plaza de lo que ustedes llaman Revolución, donde grandes bocinas le transmitían a personas mudas, hambrientas y sobre todo sordas su verborrea cansona. Era un jueves 15 de marzo de 1990, la Europa estalinista se desplomaba, el antiguo imperio soviético estaba a punto de desintegrarse y aquí en el Caribe una casta senil se aferraba al poder y se negaba a implementar reformas. Por exigirlas, aquella tarde noche, sus valentonas fuerzas me golpearon salvajemente, sus cuerpos de instrucción me torturaron e instruyeron para que luego meses después su lacayo sistema judicial me sancionara a privación de libertad por el famoso delito de “propaganda enemiga oral”.

Señor dictador, creo dable confesarle en esta que en el momento de mi detención aún desconocía el largo y probado historial de crimen y terror instaurado por su hermano y usted. De los trabajos forzados, los campos de concentración de la UMAP, de la triste historia de los pueblos cautivos, y menos aún de la injerencia castrista en asuntos internos de otros países y en conflictos internacionales. Quizás por ese desconocimiento, sólo le pedí reformas y grité que el comunismo era un error y una utopía. Hoy, luego de conocer más su sistema, pido su derrocamiento y catalogo el comunismo como una aberración y crimen: la plaga social del siglo XX.

Sólo me bastó aquel día sentir que como joven y cubano, no era libre; que me faltaba como ente social algo para poder respirar y andar. Sentía que me era prohibido hablar y que debía, o seguir usando la máscara para no buscarme problemas, o quitármela y actuar y vivir de acuerdo a mi mismo aunque ello implicara padecer la más horrible represión. Y eso hice, lo desafié, General sin batallas. Lo hice a pesar de su conocida fama de hombre cruel y sanguinario. Lo hice, General y de lo único que me arrepiento es de no haber tenido el valor, la oportunidad o quizás la posibilidad de hacerlo mucho antes.

Por otro lado, también tengo que confesarle que jamás por mi mente pasó la idea que se iba a aplicar contra mí tanta saña enfermiza de odio y hostigamiento. Que en el año 1993, tres años después del arresto y estando cumpliendo mi injusta prisión en la causa #4 de 1990, su famosa sala de delitos contra la Seguridad del Estado en el tenebroso Tribunal Popular Provincial de Santa Clara me condenó nuevamente, ahora en la causa #5 de ese año por supuestos actos contra su Revolución socialista por lo que tuve que permanecer 17 años y 38 días de ininterrumpida prisión política que me brindaron la posibilidad de conocer en carne propia la tortura y vejamen como arma de represión política.

Raúl Castro, mi caso es para usted conocido, pues fue usted y no otro quien ordenó los múltiples allanamientos y saqueos de los que he sido víctima en mi vivienda durante las últimas semanas, donde en el más grosero alarde de fuerza e impunidad mandó usted a que sus cobardes y oportunistas tropas de asalto destruyeran parcialmente mi casa y robaran en más de una vez a diestra y siniestra artículos, enseres, material de oficina, medicamentos, alimentos durante estos actos conocidos en el argot cubano como actos de raterismo, bueno, a fin de cuentas, cada cual hace lo que se le enseña.

Señor General, y ahora que se auto titula también presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, sé bien cuántas cartas le han enviado a usted oponentes desde dentro y fuera pidiéndole que realice reformas y apertura política así como que convoque a elecciones. Se lo piden como si usted fuera realmente un presidente y como si en Cuba estuviese en el poder un verdadero gobierno y no una tiranía. Sabemos que en cualquier momento, usted cual maquiavélico y oportunista sátrapa va a aceptar lo que piden y realizará una consulta popular, es decir, una farsa electoral bajo su control, donde al igual que en Venezuela el oficialismo totalitario continuará en el poder. Y ya no es secreto para nadie, las desesperadas y astutas maniobras que usted y acólitos realizan para fabricar a supuestos oponentes y asegurar con ellos la sucesión dinástica e ideológica.

Pero le advertimos General, y es uno de los motivos de esta misiva, que nosotros, los cubanos dignos y comprometidos con el futuro de nuestra patria, no vamos a aceptar ese cambio fraude y cosmético que ustedes fraguan. Sepa también que la Resistencia cubana ni espera ni quiere reformas implementadas por la criminal tiranía que usted preside. Las únicas reformas por nosotros aceptadas serían las que a partir de su derrocamiento o abandono del poder, realizará el pueblo desde su base.

Señor dictador, basta de trucos, que usted no estará otro nuevo mandato, eso ni nos importa. Que usted lleva a cabo reformas en la arena económica y migratoria, eso es mucha mentira, y no nos importa tampoco. Que su régimen realiza una actualización de su modelo, es otra falacia y mentira más. Eso es más de lo mismo. Que vendrá una reforma monetaria, tremendo truco y mentira, General. Nosotros, el pueblo de Cuba, necesita un sistema democrático donde prevalezca una economía de mercado. Una, dos, tres o cien mil monedas, no importan, mientras exista una economía centralizada y asfixiante como la del sistema totalitario suyo. Nosotros, Señor dictador, no queremos con usted, ni reformas ni aperturas, ustedes ni son nuestros dueños, ni tienen por qué dictar nuestras pautas.

Sabemos que su tiempo en la tierra se le agota, y que poderosos intereses han mostrado la intención de hacerle el juego, o repartirse jugosas ganancias a costa del dolor y sacrificio del pueblo cubano.

General Raúl Castro, por alertar sobre el peligro del cambio fraude, mandaste a asesinar a Oswaldo Payá y al joven Harold Cepero. Dudo cuente ahora con suficientes matones para seguir asesinando a los miles y miles que como Payá y Harold seguiremos denunciando sus trucos y maniobras continuistas.

Por Laura Pollán, una indefensa mujer, enviaste a tus asesinos a sueldo para salirte de ella, porque no pudiste vencerla en sus dominicales marchas cada domingo por la Quinta Avenida. No te importó su condición de mujer y la justeza de su clamor. Pero también Laura lo venció, cobarde General, pues sus valientes tropas de Damas de Blanco sobrevivieron a la cruel ejecución de su líder y se extiende ahora como pólvora patriótica por toda la Isla.

Ya te habían vencido Pedro Luis Boitel, Olegario Charlotte Pileta, Orlando Zapata, Wilman Villar, y muchos otros, que tuvieron el coraje de inmolarse en aras de la libertad y en respeto de su dignidad, decoro este que le falta tanto a usted como a sus matones que me amenazan de muerte en represalia por mi consigna de “ni me callo, ni me voy de Cuba”. Ellos mismos, además, hace apenas unos días, durante uno de los tantos arrestos de los que he sido víctima, me torturaron y golpearon, ya que según ellos y usted, saboteo los intentos de su tiranía de normalizar las relaciones con Estados Unidos.

Sepa usted General Raúl Castro que ni la absurda medida cautelar de prisión domiciliaria que pesa en mi contra y la evidente amenaza de ser asesinado, podrán hacerme cambiar en mi propósito que es el de miles y miles de cubanos. Ustedes no podrán, Raúl Castro, no podrán doblegar a un pueblo que se ha cansado de vivir sin libertad, como tampoco podrán materializar el complot internacional que se gesta contra la causa de la libertad de Cuba. Ese complot, Raúl Castro, no tendrá éxito, venga de La Habana, venga de Washington, venga de Bruselas, o de la mismísima ciudad del Vaticano. No podrán, General, porque sepa que tanto usted, su familia, y ese partido cruel y sanguinario, estarán excluidos de todo proceso de cambio democrático pues ustedes significan la negación de la democracia misma. Y dígale a sus subalternos, General, que aquí estoy y estaré, en mi querido terruño de Placetas del que no me sacarán ni sus fuerzas represivas ni usted mismo, ni nadie, y que mi humilde vivienda, aunque profanada, vandalizada y saqueada por su camarilla, continuará siendo un bastión de Resistencia, lucha, albergue y santuario para mis compatriotas que luchan contra usted y a favor de la libertad y la justicia. Y dígales también General a sus promotores y compinches, a sus voceros estén en Miami, en Washington, en Bruselas, en La Habana, o en el mismísimo Vaticano que no sigan frotándose las manos, nosotros le decimos no al continuismo porque aquí en Cuba no habrá reconciliación sin que primero haya justicia, libertad y democracia. Y, como presentimos, diga además a algunos gobiernos que se dicen democráticos y que están dentro del complot, que pierden el tiempo General, que el hecho de que los cubanos necesitemos y esperemos por la solidaridad internacional, eso no quiere decir que algún país o potencia extranjera, por muy poderosa o influyente que sea va a formar parte de nuestro proceso de cambio, porque los cubanos, los que están dentro y los que están fuera, estamos convencidos que la solución de Cuba tiene y debe resolverse entre cubanos, exceptuándolos por supuesto a ustedes General, que por el daño que le han hecho a nuestra nación, ni siquiera merecen llamarse cubanos.

Raúl Castro Ruz, a nombre del pueblo de Cuba, de mis compatriotas presos, y de las víctimas de su dictadura, le digo no, no y no.

Desde Placetas, en el centro de Cuba Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, que ni se calla ni se va de Cuba.

Mensaje de alerta

FOTO COALICION

Foto de archivo

Por:  Jorge Luis García Pérez Antúnez, Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil Orlando Zapata Tamayo.FNRC-OZT.

Atención, atención: Nunca como ahora ha estado tan cerca la libertad de cuba, pero nunca como en este momento se vislumbra el peligro que pueda ser tronchada y mediatizada por gestiones de oportunistas, faltos de fe y de incluso alguno que otro traidor que se han sumado a ese evidente y vergonzoso pacto con el castrismo…
Si no paramos a tiempo este sucio y antipatriótico complot los resultados serán el gran cambio fraude donde la continuidad del castrismo estaría garantizada cuando descendientes de los jerarcas del régimen, así como ciertos oportunistas de acá y aculla quienes pretenden repartirse la nación cual botín de corsarios y piratas.
No permitamos que eliminen la resistencia cubana. La memoria de nuestros caídos y el sacrificio de nuestros compatriotas merecen respeto y no pueden sentarse en una mesa de negociaciones. Hablo en nombre de los que nos oponemos a una reconciliación sin primero justicia.
Como dice uno de los más importantes lemas de la resistencia cubana: Yo si quiero el cambio verdadero.
Placetas, 18 de Julio del 2013.

6 de mayo del 2013

 

Pueblo de Cuba, camagüeyanos, cubanos y compatriotas todos:

 

Somos un grupo de activistas pacíficos de derechos humanos y opositores pro democráticos que nos hemos dado cita hoy en el ya emblemático Reparto Saratoga en la ciudad de Camagüey, donde después de haber sostenido un intercambio y fructífero encuentro de trabajo, lanzamos al mundo esta histórica declaración, en la que plasmamos los siguientes puntos de vista:

 

  1. Nuestro más      firme e incondicional apoyo  a      nuestros hermanos de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) que en el      oriente del país se debaten entre la vida y la muerte en huelga de hombre.       Así como responsabilizamos      públicamente al régimen y su policía política de las consecuencias que      para sus vidas y salud pueda ocasionar el justo reclamo que realizan a      favor  de un hermano arbitrariamente      encarcelado.  Reciban pues todos y      cada uno de los huelguistas así como los integrantes y ejecutivos de esa      emblemática y corajuda organización Unión Patriótica de Cuba (UNPACU)      encabezada por  el conocido líder opositor      José Daniel Ferrer García nuestras más sincera solidaridad y afecto.

 

  1. Los aquí      reunidos aprovechamos para llamar públicamente la atención mundial sobre      los lamentables casos de Nicolás Felipe González Menéndez y Arcelio  López Rojas, en las prisiones de Villa      Clara y Camagüey respectivamente los que pudieran perder sus vidas en      sendas huelgas de hambre que por separado y diferentes motivos realizan.      Los casos de Nicolás y Arcelio cuentan con el paradójico y por nosotros      inaceptable silencio e indiferencia tanto de los medios como de unos pocos      activistas dentro y fuera de Cuba,  quienes      por la sencilla razón de no estar reconocidos como reos políticos, les      niegan cobertura y seguimiento.

 

 

Sepan los que nos escuchan  que los que estamos aquí reunidos y cada uno de todos los presos de Cuba, tenga o no el status de presos políticos, sean cuales sean las causas por las que fueron a prisión, cuentan con el derecho y solidaridad para con ellos. Y a quien le falte coraje  para hacerlo, sepan que hoy los convocados aquí en Saratoga, abierta y responsablemente nos pronunciamos por todos los que en Cuba y en cualquier parte del mundo exponen su vida en el justo reclamo de sus derechos.

 

Aunque falten varios días para la conmemoración del Día de las Madres, queremos felicitar de manera anticipada a la mujer cubana por madre, esposa y mujer. Y sobre todo en estos momentos que han estado al frente de la vanguardia y la lucha en la resistencia cubana, enfrentando con coraje y patriotismo la represión totalitaria. En esta ocasión queremos felicitar a varias Marianas cubanas que durante estos días llevan la verdad de Cuba a diferentes partes del mundo y foros internacionales como son: Berta Soler, Yoanis Sánchez, Belkis Cantillo, Laura Labrada Pollán, para todas ellas en nombre Cuba, muchas felicidades.

 

Los hoy aquí reunidos y aquí congregados sobre este público balcón camagüeyano y a la vista de efectivos militares estamos aquí ratificando nuestro sagrado compromiso en la defensa pacifica de los derechos humanos y el cambio democrático sobre todo en la unidad en la acción, como componente básico en todo proceso liberador.

 

Los reunidos aquí en Saratoga, integrantes de las siguientes organizaciones: Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos, Movimiento Nacional de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel, Movimiento Femenino por los Derechos Civiles Rosa Parks, integrantes y miembros de la Coalición Central Opositora, todos afiliados al Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo.

 

Compatriotas, aquí estamos en la vivienda sede provincial del Partido Pro Derechos Humanos de Cuba afiliados a la Fundación Andrei Sajarov, organización pionera insigne de nuestra coalición de coaliciones, aquí estamos:

 

Yenni Barayobre Columbié

Daniel Miguel Jiménez

Elicardo Freire Jiménez

Santos Manuel Fernández Sánchez

Alexander Pérez Aguilar

Orlando Romaguer Peña

Orlando Gómez Echevarria

Julio Columbie Batista

Damaris Moya Portieles

Jorge Luis García Pérez Antúnez

 

Se destaca también la presencia de Yris Tamara Pérez Aguilera sobre una cama convaleciente recuperándose de las dolencias de la golpiza así como el temor que tenemos porque pueda haber un evento represivo y pueda ser reprimida.  También la moradora de la vivienda la activista y madre del opositor Santos Fernández Sánchez, Elida Sánchez Jiménez

 

 

 

En febrero del 2008, el gobierno de los Estados Unidos me concedió un visado humanitario especial con el consiguiente ingreso en el Jackson Memorial Hospital en Miami para atenderme una severa afección cardiovascular que aun presento.  Por poner como condición garantías reales de regresar a penas terminara los exámenes, y no aceptar la humillante condición de salida definitiva del país, la policía política me denegó el famoso permiso de salida.

Amigo que me sigues en Twitter, aun no me ha pasado por la cabeza reactivar mi pasaporte, previendo la posibilidad de un jueguito castro-comunista.  Pero si me pregunto, en caso de solicitarlo, ¿me permitirá la tiranía salir a internarme en el hospital y luego regresar, a sabiendas que ni me callo, ni me voy?

Camarioca, en los años 60’s.  El Mariel en los 80’s.  La crisis de los balseros en el 1994.  Y ahora, las reformistas migratorias: continúan las válvulas de escape, continúan las estrategias, continúa el desangramiento de nuestra nación por parte de la tiranía castro-comunista.

Alerta, compatriotas. Alerta, compatriotas.  Esto puedo ser un jueguito de incalculables y nefastas consecuencias para nuestra nación.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.224 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: